Parque Nacional del Río Chobe, en Botswana

A las tres en punto de la tarde, nos dirigimos al emblemático punto fronterizo de los cuatro países: Zambia, Namibia, Botswana y Zimbabwe. Para hacerlo más peculiar si cabe, este punto de intersección de los cuatro estados se encuentra en el centro del río Zambeze, muy cerca de la confluencia de su afluente, el río Chobe.  



La aduana presenta a esta hora un aspecto caótico, los transbordadores y barcas de pasajeros no dan abasto para trasladar al otro lado del río todos los vehículos que se agolpan en la aduana, en Zambia. Largas colas de camiones cargados no permiten ninguna ventaja a los vehículos mas ligeros que intentamos avanzar sin esperas. Por fin entramos en Bostwana en una pequeña embarcación que hizo el transbordo para nosotros por el punto fronterizo de Kazungula y, a continuación, nos hicieron pasar por el rutinario control de enfermedades para entrar en el país.   

Por una carretera bien asfaltada, atravesamos la ciudad de Kasane y cambiamos de vehículo para hacer, en un 4X4, una parte de "Livingstone Trail", una amplia senda seguida por Livingstone para descubrir las cataratas Victoria.



Al atardecer se produce nuestro primer contacto con la fauna africana después del largo viaje en avión Madrid-Londres-Johanesburgo-Livingstone. Encontramos: aves, elefantes, impalas, jirafas, monos,... iluminados por una espléndida luz del sol en su ocaso.


 














Nos alojamos en el Walter Bushcamp, en la Extensión Forestal de Kasane, una zona limítrofe con el Parque Nacional de Chobe.  El Bushcamp tiene vistas sobre una charca de agua regularmente visitada por todo tipo de animales.  Nosotros tuvimos la suerte de presenciar: monos, un antílope sable, impalas, aves y... hasta ocho jirafas. ¡Todo un entretenimiento durante la cena y el desayuno del día siguiente!




Chobe es una de las reservas más impresionantes del continente africano, a su gran concentración de grandes mamiferos hay que sumar las más de 450 especies de aves catalogadas en esta zona.  

Pero Chobe es, sobre todo, conocido por sus grandes manadas de elefantes que recorren en libertad cualquier zona del Parque y sus poblaciones limítrofes.



 En 1931 nación la propuesta de crear un parque nacional para proteger la fauna contra su extinción. La reserva fue creada oficialmente en 1960. Siete años más tarde, la reserva fue declarada Parque Nacional y sus límites se han ido ampliando considerablemente desde ese momento.


El parque nacional de Chobe tiene una importante población de elefantes, que ha estado aumentando constantemente durante el siglo XX y se estima actualmente en unos 120.000. El elefante de Chobe es migratorio, realizando migraciones de hasta 200 km desde los ríos Chobe y Linyanti, donde se concentran en la estación seca, hasta las depresiones del sureste del parque, donde se dispersan en la temporada de lluvias.


Además de los elefantes, se puede ver mucha otra fauna, especialmente en los meses secos del invierno. Es en estas fechas cuando las grandes concentraciones de búfalos, cebras, jirafas, impalas y otros animales se concentran a lo largo del río para beber. 





El parque nacional de Chobe es un destino importante para el avistamiento de vida salvaje de todo tipo y una opción que el viajero no se puede perder, especialmente los safaris por el río.






Un fantástico desayuno servido en un barco navegando junto a la frontera de Namibia, nos va a permitir observar de cerca la fauna que se acerca o habita en ambas orillas del río Chobe.


<iframe width="584" height="359" src="https://www.youtube.com/embed/wmhfjxznv2k" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aquí tu comentario, ayudará a mantener nuestra comunidad virtual de viajeros por el mundo