París: Todo su inmenso Patrimonio de la Humanidad


Acabo de recibir el tomo Europa III de la colección de National Geographic que recoge todo el Patrimonio Mundial de la Humanidad.  El libro versa sobre el Norte de Francia y he quedado muy sorprendido por la cantidad de referencias que la UNESCO ha catalogado dentro de esta categoría en la misma ciudad de París.

El sector declarado Patrimonio de la Humanidad comienza en la isla de St. Louis (bautizada en honor del rey Luis IX), continúa por la isla de la Cité con la catedral de Notre-Dame y la Ste. Chapelle, ambas son joyas del arte gótico.  





La catedral se empezó a construir en 1163 y se terminó en 1345 en el mas puro estilo gótico. El templo fue escenario de la coronación de Napoleón Bonaparte y altar donde tuvo lugar la célebre misa que De Gaulle organizó tras la II Guerra Mundial.



La Ste. Chapelle alberga 600 m2 de vitrales que componen una verdadera Biblia ilustrada.






A continuación se haya la Conciergerie que en la Edad Media que primero fue palacio real y, después, fue prisión estatal.  Entre los que pasaron sus últimas semanas antes de ser ejecutados están: la reina María Antonieta o Maximilien de Robespierre.


Enfrente está el Louvre, el  palacio renacentista de los monarcas franceses desde el siglo XIV hasta 1682, cuando Luis XIV trasladó su corte a Versalles. Llama la atención la moderna pirámide de cristal, actual entrada al Museo.  El museo expone más de 300.000 obras.




Cuando se concluyó, em 1604, el Pont Neuf era, en efecto, el "puente nuevo" de la capital francesa. Sus dos tramos unen las márgenes derecha e izquierda del Sena, pasando por la isla de La Cité.


El Barrio del Marais es uno de los más animados y distinguidos de París.  Tras la construcción de la Place des Vosgues en 1612, las clases más distinguidas de la sociedad construyeron en esta zona las más exquisitas residencias y palacetes.



El Palais Garnier de la Ópera Nacional de París dispone del "Grand Foyer", el arquitecto Charles Garnier fue nombrado por Napoleón.  En el exterior del edificio destacan sus frisos y sus estatuas doradas.  En el interior, el arquitecto usó mármoles de distinta procedencia, estucos, oro y terciopelo... y desarrolló una copiosa decoración barroca para la que contó con el pintor Paul Baudry.


Durante la Revolución Francesa, la Plaza de La Concorde fue escenario de más de 1.000 decapitaciones.  Sus principales monumentos son el Obelisco de Luxor y las dos fuentes creadas por Jacob Ignaz Hittorf.


El Palais Bourbon, junto a la Plaza, es la sede de la Asamblea Nacional, la Cámara Baja del parlamento francés.





La iglesia de la Madeleine se consagró en 1842, tras haber albergado el Banco de Francia y la Bolsa de París. Su majestuosa columnata corintia la asemeja más a un templo griego que a un lugar de culto cristiano.





La plaza Vendôme es un magnífico conjunto arquitectónico diseñado para servir de marco a una estatua de Luis XIV que fue construida durante la Revolución Francesa, En su lugar, se erigió la columna de Austerlitz, coronada por la estatua de Napoleón.



El Petit Palais fue construido para la Exposición Universal de 1900 y, dos años más tarde, se convirtió en Museo de Bellas Artes de París.  El Grand Palais, también se construyó para la Expo 1900, dedicado "a l esplendor del arte francés por la República de Francia.  Actualmente se dedica a exposiciones temporales.


Los Campos Elíseos, la avenida más importante de París, comienzan en la Plaza de La Concorde y termina en la Plaza  Charles de Gaulle, con el colosal Arco del Triunfo en honor del ejército napoleónico, decorado con un importante conjunto escultórico.


El Palacio de Chailllot y los Jardines del Trocadero fueron creados para la Expo de 1937 y ofrecen una magnífica visto ase la Torre Eiffel.






La torre Eiffel de 324 m. de altura, es el símbolo ineludible de la capital y se proyectó para la Expo de 1889. Siete millones de personas suben a la torre cada año.






El Panteón empezó a construirse en 1758 tomando como modelo el Panteón de Roma.  En su interior se conserva una reproducción del Péndulo de Foucault y descansan los restos de 72 grandes hombres de la historia francesa: Voltaire, Rousseau, Victor Hugo, Zola, Malraux...




Alojado en uno de los edificios más elegantes de París, el Institut de France acoge sino academias: la Académie Française, la de las Letras, la de las Ciencias, la de las Bellas Artes y la de las Ciencias Morales y Políticas, además de la Bibliothèque Mazarine.



El edificio del Museo de Orsay fue una estación de ferrocarril en su origen, como recuerda el reloj que preside la sala principal.  El Museo expone, entre otras cosas, la mejor colección de pintura impresionista del mundo, con obras de: Monet, Renoir, Toulouse-Lautrec, Manet, Cézanne, Van Gogh...



El Puente de Alejandro III, también se construyó con ocasión de la Exposición Universal de 1900. Un puente que se proyectó con un arco único y se adornó con preciosos candelabros negros, estatuas de querubines y otros elementos decorativos.


Conocido como Hôtel National des Invalides, un complejo arquitectónico incluye museos y monumentos relativos a la historia militar de Francia, un hospital militar y una residencia para veteranos de guerra. La sepultura de Napoleón Bonaparte se encuentra en la iglesia del Dôme, de la que destaca su impresionante cúpula.

2 comentarios:

  1. Es una ciudad increíble a la que hace demasiado que no voy. Da gusto pasear por sus calles y descubrir sus diferentes barrios, monumentos, museos... La lista es interminable.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en todo lo que dices, Tawaki. Ya sabes que en este blog tengo descritos tres paseos a pie por París que, una vez que se realizan... ya conoces una parte importante de lo que ha hecho de esta ciudad que sea la más admirada del mundo

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu comentario, ayudará a mantener nuestra comunidad virtual de viajeros por el mundo