30 siglos de historia de la ciudad de Tiermes, en Soria

En el macizo de Ayllón, entre las provincias de Segovia  y Soria, se encuentran las ruinas de la ciudad de Tiermes. Tiermes tiene una larga historia ya que estuvo ocupada permanentemente durante 30 siglos, desde la Edad de Bronce, hasta el s. XVI d.C..  

Los primeros datos sobre población en la zona se pueden fechar en el Neolítico que indican que Tiermes se comienza a ocupar en la Edad del Bronce (poblado de Carratiermes), continúa en la I y II de la Edad del Hierro y con el mundo celtibérico, convirtiéndose en un oppidum celtíbero. Esta comunidad se integró dentro del grupo étnico arévaco, uno de loa varios que formaban las tribus celtibéricas según lo definen los historiadores romanos del s. II a.C.

La foto corresponde a un conjunto arquitectónico de viviendas privadas excavadas en roca arenisca, como si de la Petra de los nabateos se tratase.



Tiermes cayó en manos de los romanos a finales del s II a.C. La categoría de municipium en la época romana le fue concedida, posiblemente, durante el reinado del emperador Tiberio.  En esta época, Tiermes disponía de grandes edificios públicos, dos foros (uno de época Julio-Claudia y otro de época Flavia), termas, un posible teatro, un acueducto y un desarrollo urbanístico adaptado a las características del emplazamiento de la ciudad sobre un farallón de arenisca rodeado de cortados, hoces fluviales y bosques.

Muchos de los datos de este reportaje están sacados de la "Guía breve para visitar Tiermes" escrita por los profesores Santiago Martínez  Caballero y Arturo-Ignacio Aldecoa Ruiz.

La Puerta del Sol, de la época celtibérica, constituía el acceso principal a la ciudad.  Se trata de un corredor tallado en roca de 2,5 m de anchura, equipada con una importante puerta.  Unos agujeros muestran el lugar en la que se encontraba la puerta.



El Graderío Rupestre, tallado en la roca arenisca en el s. I a.C., era una construcción pública dedicada a acoger actividades diversas, lúdicas (juegos, deportes, circo, hipódromo..), desfiles, actividades mercantiles y religiosas.  El espacio abierto delnate del graderío es una amplia explanada de 200 m. de largo por 80 m. de ancho.  Es aquí donde el escritor Sanchez-Dragó supone que se iniciaron las corridas de toros.




El conjunto más interesante de la arquitectura rupestre termestina lo constituyen las dos casas del Conjunto Rupestre del Sur, del s. I . Las casas están muy bien conservadas y, aunque excavadas en piedra, incluyen elementos arquitectónicos de la época romana. , tales como patios, muros de separación, canalizaciones de agua, bodegas...



Cerca de los conjuntos anteriores, se conserva un ángulo del edificio de las Termas del Sur, teniendo constancia del caldarium y del frigidarium, así como suelos de mosaico en algunos lugares.



La Casa de las Hornacinas, al oeste, se llama así por disponer de cuatro nichos u hornacinas en su puerta.  Los peldaños conducen a las diferentes estancias, pero se tapió para evitar destrozos.














En el farallón meridional se encuentra la llamada Casa de Pedro, con una escalera central a cuyos lados se abren diferentes estancias



Muy impresionante es el Acueducto Romano, la infraestructura de abastecimiento de agua corriente a la ciudad.  Se trata de una magnífica obra de ingeniería original tiberiana construida en el s. I.  El acueducto de Termes incluye los elementos de captación desde la Sierra de Pela, transporte en pendiente a través de los 3,6 km que separán la ciudad del punto de captación y, finalmente, la decantación y distribución de agua en la ciudad.  El canal discurre bien por debajo de las calles, bien a través de una galería subterránea dotada de ventilación.



En cuanto a las edificaciones de arquitectura romana, destacan  las siguientes:

En primer lugar destacamos las casas del acueducto, la primera se trata de una gran mansión privada, la primera excavada en Tiermes entre los s. I y II , cuya superficie ocupa una manzana completa de 1.800 m2, ubicada junto al canal del acueducto.  Las distintas dependencias se sitúan en diferentes niveles, reconociéndose tres áreas:

- Zona Central o noble con impluvium, peristilo y habitaciones con pinturas murales
- Zona Oriental o de servicio con habitaciones excavadas unidas por escaleras y pasillos
- Zona Suroccidental para uso privado del dueño de la mansión, con otro impluvium y más habitaciones entre las que destaca una de 100 m2.

También  queda un edificio colectivo de viviendas, de unos 32 x 28 m., contigua  a las casas del acueducto, en la que destacan las diferentes terrazas.



2.- Foro Flavio, una gran labor de descubrimiento arqueológico se está desarrollando para sacar a la superficie este importante foro comercial en el que se pueden apreciar los pórticos y las tabernae, adosadas a los muros de la plaza y con salida a un pasillo central



Este es una vista aérea de las excavaciones según una foto de la guía que cité la principio de este artículo:


3.- Foro Julio Claudio y barrio del Foro, fue el núcleo administrativo, religioso y mercantil de la ciudad romana del que solo se ha excavado el sector meridional



Y esta es una estimación realizada por los historiadores de cómo era Tiermes hace 2000 años...



Recordemos que Tiermes se despobló en el S. XV, esto lo atestigua un documento escrito del año 1499 que habla de la decadencia de este núcleo de población.

Después de la Reconquista cristiana se construye una ermita románica dedicada a Sta María de Termes, erigida en el s.XII, por el maestro Domenicus Martín según una inscripción que se encuentra en la misma galería porticada.  La iglesia tiene una sola nave y un atrio porticado típico del románico de Castilla, con capiteles de un alto valor artístico, pero dañados por los desalmados al haber estado estas tierras deshabitadas por tan largo tiempo.















Como datos prácticos del viaje, aconsejo que la visita se realice con un guía llamado Jacinto, un hombre del pueblo que ha estado en los trabajos de descubrimiento y que cuenta multitud de anécdotas sobre los hallazgos arqueológicos.

Como hotel, recomiendo el Hotel Termal de Burgo de Osma, en un antiguo instituto muy bien restaurado, que dispone de unas instalaciones excelentes.