¿Qué ver en Estocolmo durante dos días?


El año pasado escribí un post sobre Estocolmo que describía un paseo de cuatro horas de duración por la parte más antigua y emblemática de la ciudad, la isla de Gamla Stan.  En este post que presento hoy, quiero dar una visión más amplia de la capital de Suecia. 



En la isla de Gamla Stan se encuentra la ciudad vieja, el centro histórico donde nació la capital de Suecia.  Sus estrechas calles recuerdan sus orígenes medievales con casas pintadas de colores y calles adoquinadas. Es un barrio con mucho encanto donde perderse y disfrutar de un sinfín de detalles artísticos, culturales y paisajísticos sorprendentes.  Les recomiendo vayan al siguiente enlace, será como si hubieran pasado una larga tarde de verano en esta parte de la ciudad.




En el Patio Exterior semicircular, la parte lateral del Palacio Real, se encuentran los cuatro cañones que se utilizan en fiestas y ocasiones especiales relacionadas con la monarquía:  el 28 de enero, santo del rey; el 30 de abril, cumpleaños del rey; el 6 de junio, día nacional de Suecia; el 14 de julio, aniversario de la coronación de la princesa Victoria; el 8 de agosto, santo de la reina y el 23 de diciembre, el cumpleaños de la reina. En este patio se realiza el cambio de guardia de una hora de duración, a las 12:15 del mediodía y a las 13:15, los festivos.


La siguiente parada es la cercana catedral gótica Storkyrkan (de 9 a 16h), inaugurada en 1306, restaurada en el s. XVII y remodelada entre 1736 y 1745.  Fue en esta iglesia donde se casaron los actuales reyes de Suecia. El interior es de estilo gótico tardío, del s. XV, y está repleto de tesoros de diferentes épocas. Es recomendable entrar y ver el púlpito, sus bóvedas y la escultura tallada en madera de San Jorge matando al dragón, realizada en 1489 por el escultor alemán Bernt Notke.  Pero, sobre todo, ver el lienzo de Parthelios, del s. XVI, que muestra un fenómeno óptico observado en el cielo de Estocolmo en 1535. 


Me gustó mucho la Casa de la Nobleza, que fue construida entre 1641 y 1674 como sede de la asamblea parlamentaria.  La primera reunión tuvo lugar en 1668 y la última, en 1866, cuando el edificio fue abandonado por sus elevados gastos de mantenimiento.  Desde entonces la Swedish Nobility, una entidad privada, es la dueña de este preciosos edificio.


El centro de Gamla Stan es la plaza de  Stortotget, la Plaza Grande, la más antigua de Estocolmo, donde se levantan varios edificios históricos de fachadas coloreadas, el edificio de la Bolsa (1778) que también alberga la Academia Sueca y la Biblioteca Nobel, hoy convertida en el museo de los avances de la humanidad en el último siglo XX, promovidos y reconocidos por los más de 700 ganadores de los premios Nobel.

El lado oeste de Stortorget posee una disposición medieval con casas de colores que datan de 1650.


Esta plaza fue el escenario del llamado Baño de Sangre de Estocolmo, una masacre que tuvo lugar después de que el rey danés Christian II ordenara en 1520 asesinar a la mayoría de los miembros de la la nobleza sueca por oponerse a la unión con la corona de Dinamarca.  A raíz de esta matanza, cuenta una leyenda que si llueve intensamente durante el aniversario de este genocidio (del 7 al 10 de noviembre), el pavimento de la plaza se vuelve de color rojizo. En el centro de la plaza hay un pozo de 1778, testigo de esta masacre .


En el nº 20 se encuentra el Kaffekoppen con una sala medieval abovedada donde tomar un chocolate blanco caliente o un capuchino, con un delicioso pastel de zanahoria o con tarta de chocolate.  En el nº 14 se encuentra el Wooden Horse Museum (10 a 18h), de entrada libre.


Desde aquí parten las estrechas calles que conducen al mar por todas las partes.  Algunas de ellas permanecen fieles a su historia; otras, sin embargo, como la calle principal Västerlanggatan han sucumbido al turismo y se han plagado de restaurantes, tiendas de recuerdos y comercios.  Lo más recomendable es dejarse llevar por el instinto y deambular por la callejuelas sin mapa alguno.  Las calles más tranquilas son Österlanggatan, Trangsund, Svartmangatan o Köpmangatan.




Puede ser el momento de sumarse a una tradición muy sueca llamada fika: una pausa para tomar un té o un café con un dulce. Puede resultar difícil elegir entre la gran oferta de pasteles ya que todos ellos son autenticas delicias... pruebe el kanellbulle, una pasta en forma de caracol con canela, o el mazarín, hecho de mazapán.


La Tiska Kyrkan o Iglesia Alemana (sábados y domingos de 12 a 16h) es una  impresionante reliquia de la importante influencia que ejerció Alemania sobre Estocolmo en el s. XVIII, que no descendió hasta el Baño de Sangre de Estocolmo y el ascenso al trono de Gustavo Vasa en 1523.  La influencia cultural se mantuvo gracias a los mercaderes y artesanos alemanes de la Liga Hanseática que se habían instalado en la ciudad.  El interior de la iglesia tiene una mezcla de estilos alemanes renacentista tardío y barroco e incorpora una Galería Real para los miembros de la Corona alemana.


Recorremos la Marten Trotzigs Gränd, la calle más estrecha de la ciudad, con 39 escalones que permiten, al subirlos, apreciar la concentración de edificios en el casco antiguo.

Por la populosa calle Västerlanggatan, pasando por delante del Postmuseum y de la bonita Riddarhuset (Casa de los Caballeros) en cuya fachada puede leerse el lema de los caballeros: Arte et Marte (Arte y Gerra).... nos traladaremos a la isla cercana de Riddarholmen para llegar a una hermosa plaza en la que destaca la iglesia de Riddarholms-kyrkan (XIII y XIV), repleta de sarcófagos y lápidas correspondientes a la familia real sueca en curiosos panteones abovedados, que se puede visitar de 10 a 16h. 






A pocos pasos de la Gamla Stan, en la vecina isla de Kungsholmen, se levanta uno de los mayores proyectos arquitectónicos suecos de s. XX; el Stadshuset o Ayuntamiento, a orillas del Mälaren. Su arquitecto, Ragnar Östberg atizó ocho millones de ladrillos rojos para levantarlo.  Es, probablemente, el edificio más emblemático de la ciudad, que finaliza en una imponente terraza sobre el agua.



En su interior se encuentra la famosa sala Bla Hallen, la Sala Azul, en la que el 10 de diciembre de cada año se celebra la gala de los universalmente famosos Premios Nobel



Ahora nos vamos a la nueva meca de la modernidad, la gran isla de Södermalm, antiguo suburbio obrero, que está muy de moda. Las tiendas de diseño y las animadas terrazas se mezclan con algunas de las calles más bonitas de la ciudad.  Södermalm se erige sobre una colina que convierte al barrio en un balcón panorámico extraordinario.


Lo primero que encontramos es el edificio del Stadsmuseet.

En 1883 se construyó el Katarinahissen, un ascensor que eleva a sus pasajeros a 38 m. hasta la altura del barrio y ofrece unas vistas espectaculares. Este ascensor, el más antiguo de Suecia, se instaló para que los habitantes de Södermalm pudieran acceder a sus viviendas.  Estuvo coronado durante muchos años, desde 1909, con el primer rótulo de neón sueco que anunciaba la legendaria marca de pasta de dientes: Stomacol.


Al salir del ascensor, la terraza de Mosebacke sigue siendo un mirador privilegiado.  Es una amplia zona de encuentro al aire libre muy concurrida, con mesas y bancos de madera, donde tomar una cerveza.  Los días soleados son una verdadera gozada en esta cafetería que acumula a los autóctonos ávidos de sol.  


También se encuentra aquí el Södra Teatern, un lugar insólito, centro cultural y café de día , bar de noche y discoteca.


A pocos pasos se encuentra la bella Katarina Kyrka, una iglesia del s. XVIII que ha necesitado varias reconstrucciones a causa de los incendios sufridos, el último en 1990. La iglesia está rodeada por un sobrecogedor cementerio en un tranquilo jardín.


Muy cerca, en Stigbergsgatan, una de las calles más bonitas de la ciudad, se conservan casas de campo de madera típicamente suecas del s. XVIII.


El núcleo de este barrio lo conforma el SoFo, que va desde el sur de Folkungagatan (de aquí viene SoFo, South of Folkungagatan), al este de Götgatan.  Este es el meollo de la son trendy: tiendas de ropa, diseño y decoración, jóvenes como recién sacados de un videoclip...


El Café String es un local sorprendente en el que se bebe, se come y se puede comprar todo lo que hay dentro.


La colina de Vita Bergen es otro lugar extraordinario en el que los jóvenes se reunen para tomar algo y disfrutar de la vista de la ciudad.


Desde el Stadsmuseet. podemos ir al oeste de Götgatan, siguiendo la animada calle de Hornsgatan, en ella destaca:


- el Söder Mälarstrand, un sendero que ofrece unas preciosas vistas de la ciudad.
- las calles adoquinadas flanqueadas por casas antiguas. 
- la bonita plaza de Marietorget con la fuente de Thor y exclusivo hotel Rival, con su cine Greta Garbo.
- el Nitty Gritty, un "concept store" de ropa masculina.  Hay otro, en la misma acera, dedicado a moda femenina.  Entre ambas, ver la tienda de libros Papercute.
- el Teatern Lasse i Parken,
.... y en el extremo oeste, la lengua de tierra de Langholmen, un paraíso para el ocio.

Yo tenía mucho interés en saber si el albergue juvenil en el que estuve en el 74, un barco blanco de tres mástiles, se encontraba todavía anclado en el mismo lugar.  Cual fue mi sorpresa al comprobar que un barco blanco de tres mástiles, no sé si el mismo u otro similar estaba allí, en el mismo lugar, para regocijo de mis recuerdos y, aún más sorpresa, al enterarme que sigue siendo un albergue juvenil.


El Vasamuseet se ha convertido en el museo mas popular de la ciudad.  El buque de guerra Vasa se exhibe después de una operación de rescate del fondo del mar que duró 333 años desde su hundimiento en 1628.


 















Para realizar una escapada al mar, se puede elegir entre:

 - Una corta travesía en ferri hasta el parque de atracciones de Gröna Lund



- Una visita cultural a Drottningholm (10 a 16:30h), la residencia de la familia real.  Está incluido como Patrimonio de la Humanidad.  Además del castillo, tiene la biblioteca de la reina Luisa Ubrica y el Parque Inglés, un teatro y un pabellón chino.   Los barcos salen cada hora, a partir de las 10h, desde el muelle de Klara Mälaarstrand, al lado del Ayuntamiento.




- Retroceder en el tiempo y navegar en un vapor hasta Mariefred y su castillo.

- Explorar el archipiélago y sus 30.000 islas.
 

2 comentarios:

Escribe aquí tu comentario, ayudará a mantener nuestra comunidad virtual de viajeros por el mundo