En Sevilla, con el Solar Impulse 2, el avión que está dando la vuelta al mundo con energía solar.


A las cinco y media de la mañana, con motivo del aterrizaje del Solar Impulse 2, tuve la ocasión de saludar en el aeropuerto de Sevilla a André Borschberg, uno de los dos inspiradores de un avión alimentado exclusivamente por energía solar en un viaje cuyo objetivo es la odisea de dar la vuelta alrededor del planeta Tierra,  sin consumir ni una gota de combustible. 



Como parte del recibimiento, la patrulla aérea de Las Águilas desplegó una enorme bandera de España sobre el cielo de Sevilla.  una gran sorpresa para el piloto de Solar Impulse, Bertrand Piccard. En la foto se encuentra el avión, aunque no se vea del todo claro.



A las 7 y 45 de la mañana, pudimos presenciar como el avión silencioso tomaba tierra en una de las pistas del aeropuerto de Sevilla. 

Solar Impulse 2 es una gran innovación científica y de protección del medio ambiente que pretende demostrar que las tecnologías limpias pueden alcanzar objetivos teóricamente imposibles. Pero Solar Impulse 2 significa también un avance mayúsculo en materiales ligeros, en eficiencia energética, en acumulación de energía, en estrategias navegación aérea, en meteorología, etc ....

El desplazamiento en pista, una vez aterrizado se realizó de forma lateral, ayudado de las personas que forman parte del equipo en tierra.



Impresionan las características técnicas del avión solar: con la misma envergadura que un Boing -747 Jumbo Jet, 2.300 kilos de peso, más de 17.000 células fotovoltaica de 135 micras de espesor, 4 motores de 13,5 kW cada uno...  puede alcanzar alturas de vuelo hasta 8.500 m y una velocidad máxima de 90 km(hora respecto de la velocidad del viento.


André Borchschberg es Ingeniero y emprendedor.  Tiene una sólida experiencia como creador y directivo de empresas. Su pasión por la aviación y su interés por las soluciones innovadoras le han convertido en la persona mas idónea para dirigir al equipo técnico y desarrollar la estrategia de diseño y construcción del Solar Impulse.  

El fue el primero en saludar y dar la enhorabuena a su compañero de proyecto después de la exitosa travesía del Atlántico.  Lo hizo a través de una pequeña abertura en la cabina del piloto.


Bertrand Piccard es doctor en medicina y explorador.  Fue el primero en dar la vuelta al mundo completa en globo de una vez, sin detenerse en ninguna ocasión.  El es quien ha inspirado la filosofía del proyecto del Solar Impulse, una fusión de ciencia  y aventura par promover las tecnologías limpias.  A pesar de los tres días de navegación aérea se encontraba en plena forma, eufórico por haber conseguido uno de los objetivos de su vida como aventurero




Tras los obligados abrazos a los más allegados, vino la foto con el equipo de recepción 



En una cabina como la del Solar Impulse 2, sin presurizar ni calentar, el piloto tiene que demostrar una resistencia extraordinaria en condiciones muy extremas por largos periodos de tiempo continuados, por ejemplo: los cinco días que el avión tripulado por André tardó en atravesar el océano Pacifico, o los tres días que Bertrand empleó en atravesar el atlántico desde NY hasta Sevilla.


El cuerpo del piloto está monitorizado permanentemente y pasa exámenes estrictos cada cuatro horas.  Es interesante cómo gestionan su cansancio mediante técnicas de meditación y auto-hipnosis, aprendidas por Bertrand en su vuelta en solitario al mundo en globo.  El piloto duerme en la cabina monoplaza de 3,8 metros cúbicos, unas doce veces al día en intervalos de 20 minutos.  La comida diaria se administra en pequeñas bolsitas de astronauta hasta completar la dieta diaria: 2,4 kilos de comida, 2,5 litros de agua y 1 litro de una bebida deportiva.  La temperatura del cuerpo se mantiene con un tejido inteligente de fibra de nylon, especial para este proyecto. 


Las etapas que Solar Impulse 2 ha realizado desde su despegue en Abu Dhabi el 9 de marzo de 2015 son:  Muscat (Oman), Ahmedabad (India), Varanasi (India), Mandalay (Myanmar), Chongquin (China), Nanjing (China), Nagoya (Japón), Hawaii (US), San Francisco (US), Phoenix (US), Tusla (US), Dayton (US), Lehigh Valley (US), Nueva York (US), Sevilla (España).


El equipo de Solar Impulse 2 se complementa con un Mission Control Center, el Centro de Control situado en Montecarlo (Mónaco), que es responsable de la comunicación por voz directamente con el piloto.  También, conjuntamente con e piloto, el Centro ayuda a dirigir el vuelo y trazar las estrategias de navegación.

También cabe resaltar el cuerpo técnico formado por los ingenieros de la misión controlan y supervisan todos los datos técnicos del avión y de sus sistemas a bordo. Los matemáticos calculan todos los parámetros de vuelo en cada momento, teniendo en cuenta la situación meteorológica, el valor de la radiación, la acumulación de energía y las restricciones de tráfico aéreo.  Los meteorólogos, analizan las previsiones climáticas y optimizan la trayectoria las condiciones más favorables para el vuelo.  Los controladores de tráfico controlan la trayectoria del avión y coordinan con los centros oficiales de control de tráfico.


En tierra llama la atención la actividad perfectamente organizada de un gran número de personas que atienden a los medios, a los patrocinadores y sus clientes, a la logística... 


Un gran hangar es desplegado en cada aeropuerto para alojar al avión y los eventos y visitas al mismo. El hangar está completamente climatizado y equipado con megafonía y medios técnicos que permiten realizar presentaciones y visitas técnicas. 


Un viaje y una aventura alrededor del mundo que están haciendo historia.  Tuve la gran suerte de vivir este acontecimiento y aquí se lo cuento a todos mis lectores.  Espero que os guste.  Responderé a todos los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aquí tu comentario, ayudará a mantener nuestra comunidad virtual de viajeros por el mundo