Lucca, en Toscana, la ciudad de Puccini y la música

Lucca es la patria de Puccini y  con sus palacios, sus callejuelas pintorescas y sus diez iglesias ha sabido escapar al tiempo y conservar el perfume del pasado.

Lucca fue fundada por los etruscos y se convirtió en colonia romana en el año 180.  La ciudad ha conservado la retícula urbanística original del campamento militar romano que fue en su día.   Su parte más antigua está rodeada por una importante muralla construida en los siglos XVI y XVII, convertida hoy en un parque circular muy agradable para los paseos en bicicleta.  La Piazza de San Michelle ocupa el lugar del foro antiguo y siempre ha sido la Plaza Mayor de Lucca, mientras que la Piazza dell´Anfiteatro, todavía conserva trazas de su anfiteatro romano.  Toda la ciudad amurallada mantiene un espíritu medieval


















Desde 1160, Lucca permaneció como una ciudad estado independiente con su propia constitución republicana.  En 1805, Lucca fue conquistada por Napoleón, quién instauró a su hermana como "Reina de Etruria". La ciudad  perteneció durante los años 1805 a 1815 a Elisa Bonaparte que hizo trazar en pleno centro de Lucca la piazza Napoleone y la del Giglio.

En 1847, después de la muerte de la regente María-Luisa de Borbón, Lucca perdió su independencia y pasó a formar parte de la Toscana y del estado italiano.



Antes de nada, no tengo más remedio que recomendar el hotel en el que estuve, se trata de Albergo San Martino.   Es este un pequeño hotel de 8 habitaciones con todo el encanto de Lucca, ubicado entre tranquilas callejuelas de intramuros y muy próximo a la Catedral de San Martino. 

Esta vez para nuestro paseo por la ciudad nos vamos a apoyar en la sugerencia que en la opción "My City Walk" nos aporta la App de iPAD llamada Triposo Italy, con la gran ventaja que, al incorporar geo-localización,  adapta el itinerario a la posición en que te encuentras en todo momento, para que no te dejes nada por ver.  Las descripciones de los lugares de interés son bastante deficientes, remitiéndose en muchos casos a wikipedia, pero he de reconocer que el trazado del recorrido está realmente bien.
























El Duomo, dedicado a San Martín, fue iniciado en 1063, por el Obispo Anselmo, más tarde investido papa con el nombre de Alejandro II. De la construcción original, de estilo románico pisano, se mantienen: el gran ábside con sus altas columnas exteriores y el campanario.... mientras que el transepto y las naves fueron reconstruidas en el siglo XIV en estilo gótico.  




El pórtico tiene tres fantásticos arcos y tres niveles de galerías abiertas adornadas con esculturas.  Como curiosidad, todas las columnas exteriores son diferentes.

Nuestro itinerario "Triposo", nos permite pasar por callejuelas entrañables entre edificios medievales en las que encontramos muchas bicicletas y alguna que otra motocicleta.


Las fotografías en este recorrido reflejan también la estética de la ciudad y del momento.


En esta fotografía, podemos contemplar la silueta destacada de la Torre Guinigi, la más importante de la ciudad,  que es la única que se mantiene de las antiguas murallas. Tiene un curioso jardín "colgante" en su parte superior, al que se puede acceder (4 €).


La presencia de los franciscanos en Lucca data de 1228 y, desde entonces, esta orden religiosa ha jugado un importante papel en la vida de la ciudad.  La plaza, amplia, se abre hacia el centro de la ciudad configurando uno de los entornos más atractivos de la misma.




Nuestra siguiente etapa es la espectacular Plaza del Anfiteatro, la imágen más conocida de Lucca.  La plaza conserva la forma y muchos restos del anfiteatro romano.  Los arcos en los vértices de la elipse marcan las entradas de los gladiadores y de las fieras que luchaban en el centro del coso romano.



Por una de estas puertas llegaremos a la Basílica de San Frediano, de estilo románico, que adquirió su actual aparencia en el período 1112 a 1147.  El mosaico de su fachada representa La Ascesión de Cristo.



En el interior de la basílica, magnífico, se encuentra una famosa fuente bautismal románica del siglo XII, la Fonte Lustrale, ampliamente decorada con motivos en relieve de la vida de Cristo y de Moisés. 



















Me llamó la atención esta fotografía de calendario que nos muestra el urbanismo de esta zona que acabamos de recorrer: 



Por último, San Michele in Foro tiene también una fachada de estilo romano pisano del s. XIII, similar al Duomo de San Martino. Fue la sede del Consiglio Maggiore de la ciudad estado por lo que domina su estilo pagano, con excepción del la enorme imagen alada de San Miguel en frontón de la iglesia.  



Esta ciudad es una auténtica joya, un remanso de paz en un lugar estratégico para el turismo.  Desde aquí seguiremos nuestra ruta por la Toscana: Pisa, San Giminiano, Siena, pueblos de la Toscana... 



2 comentarios:

  1. Gracias por tus estupendas ideas, el proximo verano me caso y entre unas cosas y otras estoy totalmente desbordada. Necesito ideas como estas porque no sabemos donde ir.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu estupendo comentario, que aciertes en tu viaje. Muchas felicidades

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu comentario, ayudará a mantener nuestra comunidad virtual de viajeros por el mundo